El dato es necesario para mejorar nuestro producto. Conocer los momentos críticos dónde nuestro usuario abandona los procesos o donde los resultados son buenos pero podrían ser mejores es algo primordial.

Analizar los datos nos proporciona una visión objetiva que complementa y confirma la información que nos ha suministrado el usuario con encuestas, entrevistas o focus groups.

De este modo, nos aporta la visión de 360 grados necesaria para tomar decisiones mucho más informadas sobre dónde están los problemas en nuestro diseño y por qué están sucediendo.

Nos apoyamos en herramientas como Google Analytics y Hotjar para implementar las métricas, observar los KPIs e indicadores de éxito de nuestro producto.