Durante una sesión de focus group reuniremos a un grupo de personas, del perfil que más convenga al objeto de estudio, y moderaremos la conversación abierta en torno a determinados temas para captar el mayor número posible de opiniones personales y de grupo sobre cada uno de ellos.

Gracias al Focus Group conoceremos las necesidades, percepciones, expectativas y opiniones del grupo, lo que nos aporta una serie de información cualitativa amplia, general y directa sobre nuestro producto.

Es una técnica muy útil para atender a determinados colectivos cuya percepción e información puede ser vital y estratégica a la hora de definir la propuesta de valor de nuestro producto: personal de atención al cliente o departamentos comerciales.