El Think Aloud (pensar en voz alta) básicamente trata de una prueba de usuario donde le pedimos que cuente todo aquello que pasa por su cabeza, verbalizando sus pensamientos, mientras se mueve por la interfaz. Nos permite conocer de primera mano qué es lo que piensan los usuarios acerca de nuestro diseño y escuchar sus dudas, confusiones y razonamientos que nos lleven a encontrar problemas que no teníamos detectados con anterioridad.

El método Think Aloud es el método número #1 ya que:

  • Tiene un coste muy reducido: Se basa en estar junto al usuario y tomar notas de sus comentarios (o grabarlos).
  • Es robusto. Los comentarios del usuario nos ayuda a apoyar las evidencias detectadas en el test.
  • Es flexible: se puede usar en cualquier fase del proyecto.
  • Es convincente. No hay nada tan importante como la opinión de un cliente para ayudar en la toma de decisiones.