Una vez disponemos de los Mapas de empatía de nuestros segmentos o User Personas, aplicaremos el Value Proposition Canvas para definir o inventariar todas aquellas funcionalidades que podremos y/o deberemos implementar en nuestro producto para que de manera efectiva mitigue las frustraciones del usuario y realce los beneficios de su uso.

En una sesión dirigida, donde participan los diferentes implicados en el producto (diseño, tecnología, negocio…) se definen aquellas tareas o necesidades que el usuario debe tener cubiertas, así como los beneficios (gains) de éstas y los diferentes miedos o frustraciones (pains) a los que se enfrenta el usuario.

Estos Gains deben ser ensalzados y reforzados, así como los Pains deben ser mitigados para reducir su impacto. Así, procederemos a definir una serie de features sobre las que gire nuestro producto, mejoren la percepción del producto y lo conviertan en un factor diferencial y decisivo.